Sardegna: paraíso italiano

Pasadas ya las navidades, y casi terminando la cuesta de enero, es hora de pensar en las vacaciones, ese momento del año en el que ya se puede caer el mundo que a nosotros nos da igual. Si no tenéis aún un destino pensado y no queréis iros muy lejos, Cerdeña (Sardegna) es una buena opción para tener en mente. Estuve hace dos años y me enamoró.

Lo primero que recomiendo para este viaje es alquilar un coche para poder recorrer la isla, eso sí, cuidado con las empresas de alquiler y las tarjetas de crédito. En mi caso alquilé y pagué desde Madrid el coche (creo que la empresa era Hertz) y cuando llegué al aeropuerto me dijeron que sin tarjeta de crédito no me lo daban y por mucho pollo que monté, me dejaron sin coche. Así me tocó recorrerme todas las empresas que me dejaran alquilar con tarjeta de débito.

img_20170125_170149_108

Pasado el drama me dieron mi coche puse rumbo a Murta Maria, un pequeño pueblo en la costa este de la isla, a pocos kilómetros de la ciudad de Olbia. Antes de meternos en materia, un dato a tener en cuenta: los italianos (por lo menos estos isleños) no tienen ni la más remota idea de conducir y son como niños, no ven el peligro. Así que no te extrañes si ves un coche adelantándote por el arcén o haciendo un cambio de sentido en plena carretera.

La isla tiene miles de sitios que ver y visitar, yo sólo vi una pequeña parte de lo que este paraíso puede ofrecer.

  • Porto Rotondo y Porto Cervo son dos lugares famosos por el lujo, el dinero y sus mansiones con embarcaderos propios. Entre tanta exclusividad, me perdí en Porto Rotondo y di con una cala aislada cuyos únicos habitantes eran los dueños de las dos casas con acceso a la playa que había allí. Encontrar una cala solitaria y sin gente sí que fue un auténtico lujo.

20150916_133941.jpg

  • Isla de Tavolara: esta isla, de apenas 6 km² y donde viven muy pocas familias, puede presumir de ser una monarquía y contar con un rey que a su vez es el dueño del único restaurante de la isla. Un lugar paradisíaco con una playa de arena blanca y aguas cristalinas. Para llegar allí hay que coger un barco que sale de Porto San Paolo que hace una ruta por la costa y tiene un parada cerca de una isla para hacer snorkel. 
    unnamed (1)
    Isla de Tavolara

    20150919_101404
    Tavolara desde el barco
  • La Cinta, Cala Brandinchi y Capo Coda Cavallo: esta zona, unos kilómetros más al sur, es un paraíso natural. El problema es que las playas tienen pocos metros de ancho (estás en primera línea de playa sí o sí) y la gente está muy pegada, demasiado para mi gusto. Yo fui en septiembre, no quiero imaginar cómo debe ser en agosto.

    cerdeña.jpg
    La cinta

 

  • Porto Istana: es la playa más cercana a Murta Maria y en alguna zona tiene hamacas de los hoteles cercanos. Huye de eso y sigue andando por las rocas, allí encontrarás pequeñas calas sin niños revoloteando.

    posrto istana.jpg
    Porto Istana

Por último, y no menos importante, os dejo el temazo que me pasé escuchando durante toda la semana que estuve allí, debía ser la canción del verano porque no paraba de sonar (y aburrir). Acaba siendo pegadiza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s