Entre tú y yo: Borja Milans del Bosch

Como seguro que muchos de vosotros, soy de esas personas que, de vez en cuando, se replantea todo y necesita parar para analizar si va por el camino correcto. En uno de estos impasses, el último, acabé en un curso de coaching empresarial que me había recomendado una amiga.

En ese aula conocí a personas que ejercían profesiones que a mí me parecían estupendas (farmacéuticos, ingenieros, psicólogos…), yo los miraba con cierta envidia, porque tenían la suerte de ejercer la profesión que habían estudiado…; por lo que me sorprendí bastante cuando muchos de ellos reconocieron que no eran felices con lo que hacían, que sentían que estaban perdiendo sus vidas. Me acordé entonces de la película “El Club de los poetas muertos” y, en concreto de John Keating, aquel profesor inspirador  al que daba vida Robin Williams en el film. Recordé que, como el alumno de John, todos tenemos dentro un pequeño algo (artista, escritor, piloto, profesor de tenis…) que precisamente se quedó pequeñito, porque un día decidimos dejar de alimentarlo.

Este curso estaba impartido por diferentes ponentes relacionados con el mundo del coaching, pero de todos ellos fue Borja Milans del Bosch quien a mí más me hizo recapacitar. Dedicado durante años al marketing y la publicidad, hoy en día trabaja como formador, conferenciante y coach ejecutivo, motivando e inspirando a cientos de personas.

Y como en EgoTrendy nos encanta compartir lo que nos gusta, aquí os dejamos con la entrevista que, generosamente, él nos ha concedido.

image1-1

¿Cómo llegaste ahí?

Con mucha dedicación, perseverancia, serenidad y humildad. Para mí ha sido fundamental amar lo que hacía, amar el proceso de hacerlo y amarme mientras lo estaba haciendo, algo que nada tiene que ver con el ego. Cuando algo me salía mal, me aceptaba en el error; cuando algo me costaba más de la cuenta, amaba el proceso, me ayudaba a hacerlo mejor con la mejor actitud interior que era capaz de desarrollar; y al final he logrado hacer lo que amo y amar lo que hago, aunque haya momentos adversos. Por el camino, en las conferencias y formaciones que ofrezco, les doy mi aire personal. Me esfuerzo en compartir aquello en lo que creo, tal y como pienso. Me gusta llegar a la gente cuando cuento lo que he vivido y las experiencias y aprendizajes que he tenido.

El chispazo determinante lo produjo Julia Borrego, una consultora que estuvo apoyándome en mi proceso de outplacement. Esta persona, después de ver con detenimiento los resultados de un test de capacidades y habilidades que realicé, me hizo una pregunta de siete palabras que cambió mi vida: “¿Por qué no te dedicas al coaching?”.  Esta pregunta me la llevé a casa, la reflexioné durante un par de días y me respondí: “¿y por qué no?”. Desde entonces, me dedico a una actividad que me apasiona. En los más de diez años que llevo en el ámbito del coaching, he aprendido muchísimo, sobre todo a darme cuenta que sé menos de lo que me dicen que sé y que necesito seguir aprendiendo para estar a la altura de lo que me dicen.

 Si no te hubieras dedicado al coaching, ¿qué te habría gustado ser?

Antes de dedicarme al coaching, estuve trabajando durante 16 años en ámbitos de marketing, publicidad y fidelización, y dentro de lo que cabe, habría seguido en ello. Si me voy un poco más atrás en el tiempo, me habría gustado ser militar de carrera. Es una profesión que admiro, por los valores que les rigen, el sentido de servicio que desarrollan, la lealtad brindada a los compañeros y la oportunidad de representar con responsabilidad a España en escenarios complejos en el mundo. Todo ello lo habría hecho por el amor que le tengo a España y que siento debajo de la piel. Es algo que me resulta difícil explicar con palabras. Yo no puedo cambiar España, pero “mi España” son todas aquellas personas con las que tengo contacto directo en las conferencias y formaciones. Ayudándoles a que estén mejor y más motivadas estoy ayudando a que España esté un poquito mejor.

“Quien quiera dedicarse al coaching, de forma profesional, debe entender que para ejercerlo, debe amar profundamente al ser humano, algo que empieza con un proceso personal de desarrollo y crecimiento”, Borja Milans

¿Cuáles dirías que son las claves de tu éxito?

Para mí, hacer lo que me apasiona ya es éxito, pero bueno, me atrevería a decir que la clave principal es olvidarme de la idea de querer el éxito. Cada vez que tengo una formación la preparo como si fuese la primera vez que la doy y me divierto con ello. Cada vez que ofrezco una conferencia, la repaso como si nunca la hubiera dado y me imagino delante de la audiencia dándola. Cada vez que voy a participar como profesor o formador, me miro y reconozco que seguro que hay quien lo hace mejor y sabe más que yo. Todo esto hace que me esfuerce más si cabe. Esto me ha ayudado a superarme un poco en cada ocasión que ha habido. También reconozco que una de las claves que me ayuda mucho es tener fe en Dios. A partir de aquí, fe en que lo que hago es bien recibido, fe en que el esfuerzo continuado acaba por abrir muchas puertas, fe en que al final hay una recompensa y fe en que alguna de las personas que han asistido a alguna de mis intervenciones, diga algún día que lo que compartí con ellos, le resultó de inspiración.

¿Qué consejo les darías a las nuevas generaciones que están intentando labrarse un futuro en la profesión?

Dentro del ámbito del coaching han aparecido muchísimas prácticas satélites e incluso “alternativas” que lo están desvirtuando y se alejan por completo de la mayeútica o método socrático. Mi consejo es que se esfuercen en localizar una formación de calidad con la cual puedan formarse en la esencia del coaching y aborden con rigor las herramientas que proporciona para acompañar a los coachees de forma efectiva. Una cosa es vivir del coaching y otra muy distinta vivir haciendo coaching. Quien quiera dedicarse al coaching, de forma profesional, debe entender que para ejercerlo, debe amar profundamente al ser humano, algo que empieza con un proceso personal de desarrollo y crecimiento propio. Cuanto más trabajado esté como persona, mejor coaching podrá ofrecer a las personas con las que vayas a trabajar. Algo importante a tener presente es que un coach acompaña a que la persona se re-descubra y encuentre sus propias respuestas para ofrecer lo mejor de sí misma a los demás. Sólo eso le va a hacer entrar en elevados niveles de autoconfianza y motivación.

Cuéntanos un sueño que te quede por cumplir.

Tengo dos, el primero es ver que en las culturas corporativas de las empresas, tiene cabida el Liderazgo Ejemplar, el Amor Inteligente y los Valores Humanos. El segundo es escribir un libro, o dos, o tres. Reconozco que tengo el gusanillo de escribir un libro hace tiempo y no sé qué me pasa que me quedo frenado cuando pienso en ello. Tengo varios temas en mente para abordar y llevarlos a un libro. Sé que es cuestión de disciplina y dedicación, pero basta que me ponga delante del ordenador para escribir las primeras páginas, para que me quede en blanco y sin saber por dónde empezar. En numerosas ocasiones, después de las intervenciones que llevo a cabo, me preguntan si he escrito algún libro sobre el tema abordado, la verdad es que me encantaría responder que sí, pero la realidad es que esta es mi gran asignatura pendiente.

Más sobre él en Coaching 360

descarga-1 @BorjaCoach

Me despido con este pequeño vídeo que nos regaló Borja en una de sus ponencias y me fascinó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s